Los mitos de la extradición

“Puedo derrotar una orden de extradición.”

No más el otro día, una mujer me escribió para explicarme que su esposo quería despedir a su abogado, pero ella no lo dejaba. “Usted puede derrotar la extradición,” decía ella. “El abogado me dijo que se puede.” Usted no puede. Si usted es el individuo que quieren los gringos, y usted no ha sido enjuiciado en Colombia, usted va a ser traído a los Estados Unidos. Es así de simple. Sin embargo, entre más rápido esto suceda, más rápido podrá usted resolver su problema.

La esposa de mi anécdota dijo que ella no quería que su esposo saliera de Colombia. Pero cuando se enfrenta a la extradición, uno debe dejar de lado la sentimentalidad. Entre más rápido el esposo salga para los Estados Unidos, más rápido regresará a su hogar.

“Puede que los gringos no presenten su acusación formal a tiempo.”

Sí lo harán. Estos gringos son eficientes y cuentan con un proceso para asegurarse de que las acusaciones formales sean presentadas a tiempo.

“Mi abogado me prometió que solo me darían tres años.”

Los abogados en los Tribunales Federales no le pueden prometer una sentencia en particular. Nadie puede hacerlo—ni su investigador, ni su asistente legal, ni su abogado, ni siquiera su fiscal. Más bien es una predicción. Nadie puede garantizar una sentencia. Cuando un acusado se declara culpable, el juez le dice al acusado que el tribunal exclusivamente decidirá la sentencia y ningún fiscal o abogado defensor puede comprometerlo. De hecho, la ley requiere que los jueces le pregunten a los acusados si su abogado o alguien más les ha hecho alguna promesa con relación a su sentencia. Si un juez no le da la sentencia que alguien prometió, usted no podrá retractar su declaración de culpabilidad. Si un abogado o alguien más le promete a usted una sentencia, él o ella miente.

“Los jueces en EE.UU. le darán dos días de crédito por cada día que usted sirva en Cómbita.”

No es cierto. Algunos jueces no le darán ningún crédito adicional y algunos le darán algunos meses de crédito adicional como un gesto simbólico de su tiempo difícil en Cómbita. Pero no cuente con eso. La ley lo permite, pero los jueces raramente le darán más crédito del tiempo que usted ya ha servido.

“Los abogados del gobierno trabajan para el gobierno.”

Ellos no lo hacen. Ellos trabajan y luchan por usted. La mayoría de los defensores de oficio son jóvenes llenos de vigor. Es cierto, a veces ellos carecen de experiencia y talvez no estén interesados en derecho penal, pero ellos no son lacayos del gobierno y no son mentirosos. Los únicos lacayos del gobierno son los abogados particulares que tratan de persuadir a los acusados de que cooperen antes de revisar las pruebas. Todos sabemos quienes son estos abogados. Ellos son los vendedores de papaya, dándole cristianos a leones hambrientos. Seguro, a veces cooperar es su única opción, pero primero averigüe cuales son las pruebas en su contra y si son suficientes para declararlo culpable.

David Zapp

← Volver a artículos | /Volver al principio

Comment/
Commente

Your email address will not be published. Required fields are marked *